Uno de los grandes boxeadores españoles, defendiendo un título internacional, mientras que se vendaba las manos empezó a darle vueltas al combate y por los motivos que fueran, entró en una espiral de autodiálogo poco productivo.

Llegó el momento en el que cada vez estaba más tenso, blanco y dijo al entrenador, “maestro, no puedo, tengo miedo”. Su entrenador, una de las principales figuras en este mundo muy calmado le dijo “es normal tener miedo, cualquier persona que fuese a subir ahí lo tendría… ¿pero sabes que? Tú no eres cualquier persona. Tu ya has estado ahí y has salido victorioso. Llevas meses preparándote este combate. Hemos estudiado juntos a tu rival y sabemos cuáles son sus armas. No debes subir con miedo, sube con respeto”. Ver más