Muchos deportistas j贸venes no llegan a desarrollar todo su potencial por la ausencia de una planificaci贸n adecuada de su progresi贸n como deportistas y como personas. Esta falta de previsi贸n provoca que veamos numerosos casos de j贸venes talentos que apuntaban un futuro prometedor聽 y que abandonan prematuramente, no por falta de cualidades sino porque su entorno deportivo y/o familiar no ha sido capaz de proporcionarles la estabilidad necesaria, para poder afrontar adecuadamente cada etapa del proceso formativo necesario en el deporte infantil de competici贸n.

Estos deportistas, aunque han llegado a estar entre los mejores entrenando d铆a a d铆a con seriedad y entrega, haciendo un gran esfuerzo f铆sico y psicol贸gico, compaginando con gran sacrificio el deporte y los estudios, renunciando a otras actividades gratificantes propias de su edad, para entrenar o competir, se ven abocados al abandono prematuro del deporte con el que tanto han disfrutado y aprendido, siendo la causa principal la continua exigencia desmesurada del entorno deportivo y/o familiar, centrada principalmente en objetivos de resultado a corto plazo, sin mayor planificaci贸n o visi贸n de futuro que el aqu铆 y el ahora, para que se mantengan entre los mejores de su categor铆a, sin tener en cuenta aspectos prioritarios tales como el adecuado aprendizaje de habilidades o la estabilidad emocional, que les permita tener un buen funcionamiento psicol贸gico.

Este continuo y desmesurado nivel de exigencia por parte del entorno deportivo y/o familiar hace que finalmente los deportistas se sientan incapaces de manejar adecuadamente el estr茅s inherente a la competici贸n, al recibir constantemente una evaluaci贸n centrada 煤nica y exclusivamente en los resultados alcanzados, que les impide desarrollar percepci贸n de control para poder asimilar las victorias y derrotas de forma equilibrada y constructiva.

Todo esto, conlleva la realizaci贸n de un constante sobreesfuerzo psicol贸gico, que les hace experimentar emociones intensas y altos niveles de ansiedad, sinti茅ndose fracasados y culpables cuando los resultados no son los exigidos por ellos mismos o su entorno, dejando as铆 de disfrutar, sufriendo excesivamente y siendo infelices realizando una actividad deportiva que antes les apasionaba.

Cada vez es m谩s habitual que al terminar el partido o la competici贸n, sean los padres, muchos de ellos por desconocimiento y falta de formaci贸n, quienes hacen la primera evaluaci贸n y valoraci贸n, no dando tiempo a que el deportista se recupere ni f铆sica ni emocionalmente y pueda ser 茅l, desde su propia perspectiva, quien eval煤e y reflexione sobre lo sucedido. Estos padres sustituyendo en muchas ocasiones la figura del entrenador, dicen a sus hijos todo lo que han hecho a su parecer mal o como deber铆an haber reaccionado, siendo excesivamente cr铆ticos, exigentes y sin dejar que sea el propio deportista el que piense, reflexione y busque la explicaci贸n sobre lo acontecido a lo largo del partido o la competici贸n, d谩ndole 鈥渓as soluciones鈥 que ellos bajo su criterio consideran adecuadas, en lugar de que sea el propio deportista el que llegue a ellas y las pueda compartir con su entrenador sin que est茅n contaminadas ni sesgadas.

Para evitar el abandono prematuro y traum谩tico de los j贸venes talentos, se hace necesaria la formaci贸n y el trabajo directo con los padres y sus entrenadores, ya que la excesiva presi贸n que pueden llegar a ejercer, a veces sin darse cuenta, resulta perjudicial e interfiere en el adecuado desarrollo de habilidades psicol贸gicas por parte de los deportistas, poni茅ndolos en situaci贸n de vulnerabilidad psicol贸gica, que en muchos de los casos tendr谩 efectos muy perjudiciales para su salud f铆sica y mental, propiciando que se produzcan desajustes graves que pueden llegar a tener serias consecuencias.

Por lo tanto, el objetivo prioritario de todos debe ser protegerlos, intentando que se fortalezcan psicol贸gicamente y desarrollen la capacidad de autoevaluar objetivamente su rendimiento, en situaciones competitivas y no competitivas, ayud谩ndoles a desarrollar recursos personales que contribuyan a compensar la enorme demanda psicol贸gica, disminuyendo as铆 vulnerabilidad y propiciando que sigan practicando un deporte que les apasiona.