En un reportaje publicado en el periódico La Razón, se reflexiona sobre la relación padres-hijos en el deporte y el papel de las expectativas de éxito.

«El papel del entrenador es importante porque ayuda a ajustar las expectativas». Monserrat Vallejo, profesora de Periodismo de la universidad San Pablo CEU y psicóloga del Deporte habla de desconocimiento: «Los padres están muy implicados. Todos quieren lo mejor para sus hijos. El problema es que no tienen las herramientas para hacerlo bien». Vallejo indica que los progenitores le piden ayuda. «Lo pasan muy mal. No saben si seguir o no. Es su propia ansiedad la que provoca que manden mensajes erróneos».  Los hijos deben tenerlo claro. «En esta vorágine de competencias, uno piensa que está defraudando a sus padres como deportista y como persona».

Ver todo el reportaje en La Razón