¿Son tan malos los padres?
En el reciente artículo de El País, se comentó la relación entre la violencia en el deporte infantil y las conductas de los padres. Varios colegas psicólogos del deporte aportaron interesantes opiniones partiendo de su experiencia, señalando que conviene tener en cuenta cada caso de manera específica y que existen soluciones para ello.
El tono general del artículo puede dar la impresión de pesimista o acusador, colocando a los padres como los culpables de los males que tienen lugar en el ámbito del deporte infantil.
Los hechos no se pueden cuestionar y es cierto que muchos padres tienen una implicación excesiva o en un sentido que perjudica a sus hijos, pero es necesario también destacar algunos aspectos positivos:

  • Los padres prestan apoyo material, económico y logístico, sin el que ese deporte sería imposible
  • Los padres pueden dar soporte emocional y equilibrar otras facetas de la vida del deportista
  • Los padres pueden ejercer una influencia muy positiva cuando están bien orientados
  • Probablemente todos los padres están motivados por ayudar a que su hijo obtenga éxito, pero eso quiere decir que sepan cómo hacer las cosas bien

Es posible que muchos equipos no dispongan de directrices claras para establecer el estilo de comportamiento de los padres, ni que dispongan de personas cualificadas para guiar a los padres y sacar lo mejor de ellos. Es más fácil señalar a otro como la causa sin asumir que existen múltiples responsabilidades. Lo más positivo de todo esto es que las personas están muy motivadas y que responden muy bien cuando están bien dirigidas.

Are parents so bad people?
A recent article published in El País discussed the relation between violence in young sport and the parent’s behavior. Some sport psychologists offered interesting opinions based on their experience, pointing to the convenience of analyzing each case specifically and remembering that there are solutions for that.
The general sense of the article can give a pessimist or accusatory impression, showing the parents as the cause of the bad things in young sports environment.
The facts are the facts, and many parents have certainly an excesive implication or in a sense that hurts their children, but it is also necessary to remark some positive points:

  • The parents give material, economic and logistic support, and without it the young sport would become impossible
  • The parents can give emotional support and they can balance other faces of the athlete’s live
  • If they are well oriented, parents can perform a positive influence over the athletes
  • Probably all of them are motivated for helping in the success of their children. This is not meaning that they know how to do it.

Is possible that many of the teams have a lack of ideas about how to define the behavior of the parents, and even do not have qualified persons to guide the parents and make them to give their best. It is easy to point the others as the cause but not to assume that there are multiple responsibilities. The most positive thing of this is that when very motivated, persons respond very well if they are well oriented.

 

leer en ELPAIS.com